lunes, 17 de octubre de 2011

SOBRE LOS MAMERTOS Y EL ORIGEN DE LA PALABRA


La palabra mamerto es curiosa. Pocos conocen su significado y la mayoría la usa con excesiva liberalidad; generalmente de forma despectiva. Con un “Oiga, usted si es muy mamerto” me han increpado algunas veces.

La palabra no es exclusiva de los colombianos, existe en otros países de América Latina con acepciones como lerdo, sagaz o cínico. Lo que en nuestra forma de hablar equivaldría a bobo, “vivo” o “conchudo”. Ninguna de ellas es acorde con nuestras definiciones que son mucho más diversas.

Enunciaré los cuatro sentidos en los que se usa el término. El último de ellos es el original y tal vez, por eso, el correcto.

-Un texto largo y dificultoso es muy mamerto. Así lo dicen algunos que pocas veces o casi nunca leen por placer y que se marean cuando están obligados a consumir dos páginas distintas a las de las secciones deportivas de los periódicos y las revistas.

- Mamerto es todo aquel que gusta de llevar “la contraria”, que “desarma un balín”, como diría mi abuela; que encuentra “peros” en todo.

- Mamertos para la mayoría son aquellos que o bien militan en algún grupo de izquierda o bien se portan de la forma como la mayoría consideran que proceden los "izquierdosos". Estos son los que condenan el TLC, el abultado presupuesto para la guerra, la justicia penal militar, los organismos internacionales de crédito, el capital financiero o la privatización. No importa si estos llamados mamertos ya no desayunan con los acordes de “La Internacional” que salen de una grabadora vieja (“…arriba los pobres del mundo…”) o si ya no se ponen trémulos cuando escuchan Trova Cubana.

- La acepción original de mamerto está vinculada con uno de los partidos colombianos, el Partido Comunista (PCC), tradicional por sus ocho décadas de existencia. La historia es simpática. Cuando alboreaban los años 60 comenzaron a surgir organizaciones de izquierda inspiradas en el ejemplo de la Revolución Cubana. Las agremiaciones sindicales, campesinas y el movimiento estudiantil eran hasta entonces instrumentos de los partidos liberal y conservador y de la llamada democracia cristiana. A nuestra imaginación le resulta difícil concebir a un dirigente obrero que disfrutara de las peroratas de alguien del oscuro talante de Laureano Gómez pero sorprendámonos,  así sucedía. Pues bien, estos partidos fueron progresiva y paulatinamente desplazados. Los trapos rojiazules y las camándulas fueron reemplazados por la hoz y el martillo, las encíclicas papales fueron desalojadas de los morrales por los libros de Marx y Althuser.

Dentro de estos movimientos, y entre ellos, había serias divergencias sobre el estado en  que, de acuerdo con la tradición marxista, estaba el país. La diferencia más seria tenía que ver con el carácter de la lucha política. Algunos consideraban que la Revolución era inminente y que en menos de una década un ciclón iba a derruir el apolillado capitalismo colombiano.

En esos años, coincidencialmente, una buena parte de los dirigentes del Partido tenían nombres como Gilberto, Filisberto, Roberto o Alberto. El primero, Gilberto Vieira, fue su conspicuo Secretario General durante muchas décadas; un fósil erudito y conocedor, como pocos, de las luchas sociales. En el habla cotidiana de los colombianos quien se retracta, se arrepiente o procede con mesura es considerado “mamón” Quien se “mama” simplemente desiste y como bien se dice “para ese no hay ley”. En medio del sectarismo ideológico, algunas organizaciones de izquierda, en disputa permanente por nuevos feligreses, consideraban que el PCC era timorato porque rechazaba lo que este juzgaba aventurerismos prematuros. De la mezcla de esos nombres y del colombianísimo término “mamarse” surge la palabra mamerto. En la jerga de la izquierda colombiana “mamertiarse” puede ser o bien abandonar y posponer cualquier lucha (cualesquiera sean las razones), o bien adoptar posturas que se juzgan propias del PCC.

Una nota adicional: en los años 60 había en la radio nacional un programa de humor muy escuchado: "Los Chaparrines". Uno de los protagonistas, Mamerto, era torpe, ingenuo y muy cómico. Como entenderán, esta figura les cayó de perlas a quienes eran detractores del PCC o simplemente querían tomarle del pelo.

Tengo muchos amigos mamertos y debo confesar que, aunque en ocasiones sus cantilenas me aburren, admiro  su compromiso y convicción. ¿No es así, camaradas?

36 comentarios:

Anónimo dijo...

Jejejej.... Jorge y sus buenas notas que además de educar divierten... y ésta en particular, además, evoca.

Mi abuela también decía que yo podría desbaratar un balín... y ante todo me avergüenzo hoy, leyendo su blog, de la vez que me me sentí agobiado por aquel incidente en el que un grupo de personas en tono burlón nos decían mamertos por salir a la calle a protestar por aquellas primeras reformas de MP. Si en ese momento hubiese tenido claridad de lo que es un "mamerto",tal vez la historia sería otra.
Kenny

Anónimo dijo...

Querido Jorge, nos puedes decir cuál es la diferencia entre "aún más" y "aun mas". Muchas gracias.

keep.on.underground dijo...

como siempre en la actitud de enseñar apreciado amigo!

Felicidades!

Anónimo dijo...

SI, ESE ES EL ORIGEN POLITICO DEL REMOQUETE MAMERTO, LOS MLES- MARXISTAS LENINISTAS, INSULTABAN CON ESE CALIFICATIVO A LOS DEL PCC.

kafka dijo...

el origen de la palabra viene de Jorge Child en la década de los 60 tal como dice el articulo (obviamente escrito por un mamerto)y realmente si es un insulto, puesto que se refiere a mamarse los eternos y repetitivos discursos de Gilberto Vieira y Filiberto Barrero y realmente ese termino e acuñó con la plena significación con la cual la conocemos hoy..... gente inmamable para todo el mundo :)

Anónimo dijo...

Qué buen artículo. da mucha claridad sobre el significado de la palabra. Lástima que algunos como "Kafka" no hayan aprendido nada, uno de esos que le dicen mamerto a todo el mundo... ni siquiera debe saber quién fue Child.

Anónimo dijo...

Que curioso que alguien que utilice un "nick" como Kafka, considere que la gente de izquierda (de forma amplia y totalizante) es mamerta (es decir, en sus propias palabras, "gente inmamable para todo el mundo")... Lo digo, simplemente porque Kafka fue un socialista que tuvo relación con anarquistas y comunistas mientras vivió, lo cual, evidentemente se expresa en varios apartes de su meritoria y hermosa obra.

Dejo un link para quien esté interesada o interesado: http://revoltaglobal.cat/spip.php?article686

Julián David Gómez Zapata dijo...

Muy bueno!! Muchas gracias.

Arlingtoin Guarin dijo...

Error, error, error. No atinan ni el autor del articulo ni quienes lo comentan. El mas cercano es quien menciona aJorge Child, pero tambien se equivoca radicalmente en el sentido que dice da origen a la palabra, pues supone que se trata de "mamarse" en el sentido de aburrirse de algo, cuando en realidad se comenzo a predicar de MAMERTOS fue a los izquierdistas que aceptaban cargos publicos y por tanto recibian sueldo del estado, es decir MAMABAN de la terta publica. Asi pues , desde aquel entonces y hasta hoy , este termino, que se utiliza solo entre los mismos izquierdistas, es para criticar a quien se vende, se entrega, recibe prebendas. Fabor intentar refutar esta hpotesis.

Anónimo dijo...

Estáis todos herrados

Anónimo dijo...

Guarín, no es así, te diré porque estás equivocado, el término no tiene nada que ver con "la aceptación de cargos públicos" porque en esa época, años 60, ningún movimiento de izquierda (salvo el Movimiento Revolucionario Liberal en los años 70) aceptaba ningún cargo público. Las razones son exactamente las que describe el autor del artículo. De lo que se decía que se "mamaban" los miembros del PC es de la "lucha", más aún, de la lucha armada que era el imperativo de casi toda la izquierda mundial y de casi toda la izquierda colombiana. Revisa un poco la historia y verás lo que implicó en la izquierda dos hechos internacionales: la división del comunismo internacional entre Rusia y China y la Revolución Cubana. Para la izquierda radical los "tibiesitos" eran los que creían que el país se podía cambiar a través de reformas que podían conseguirse a través de victorias electorales y no de la revolución...

julian dijo...

Son los que se le mamaron a la revolución... eso lo he tenido claro, hace rato. Por información de línea paterna.

Anónimo dijo...

Todos los que están escribiendo estas mamadas son una tracamanada de marmertos sin oficio

Anónimo dijo...

Bueno, algo se aprende. Es como decir Tombo y no saber el significado.

Miguel Antonio Peña Peña dijo...

Dice un comentarista "Anónimo", más arriba, que Kafka "... tuvo relación con anarquistas y comunistas mientras vivió." Lo que no sabemos es si las sigue teniendo después de muerto.

astrid varela dijo...

excelente articulo, muchas gracias.

Anónimo dijo...

Ese termino viene de referirse a los "botones" en los hoteles, por su indumentaria muy parecida a los policías de antaño y la costumbre de las nuevas generaciones de señalar algunas cosas nombrándolas al revez nació el "tombo" como el botones de la policia

electron volt dijo...

Es importante señalar como en Colombia la ultraderecha se ha venido apropiando del término a tal punto que en nivel de fanatismo e intensidad de la ingenuidad, logran superar con creces a sus contrapartes de la ultraizquierda.

Anónimo dijo...

Yo me tire un peo

Anónimo dijo...

maravilloso es ver como varios comentaristas se esfuerzan en refutar opiniones ajenas escudados únicamente en su vergonzosa ignorancia (actitud que se asocia típicamente al mamerto). El termino mamerto SI lo acuñó Jorge Child y su etimología Si es la que el autor del artículo menciona; el término en principio si lo usaban las diferentes facciones de izquierda para denigrar de los miembros del PC, es decir si es un insulto, al igual que hoy, pero a diferencia de la genialidad de alias electron Volt no es una palabra reservada para uso exclusivo de la izquierda ultra, mild, low, smooth, vacana, progresista o cualquier otro apellido que se quieran poner, porque hasta la ultraderecha uribista, santista, samperista o cualquier ciudadano puede hacer uso del sagrado derecho de insultar a quien se le antoje, sobre todo si es un mamerto.

Anónimo dijo...

TODOS TIENEN LA RAZÓN... este es otro sentido de "Mamerto": aquel que se apega a una teoría, ideología o creencia "sin tener la suficiente fundamentación e información" y la defiende como si supiera.

Oscar F. dijo...

Un buen relato de "mamerto".

Andrey Restrepo dijo...

Buen aporte, resulta hasta curioso que un término usado como jerga por los izquierdistas se lo hayan tomado en forma folklorica con el pasar del tiempo y para fines a su retorica los mamarrachos derechosos más recalcitrantes (uribistas) con el objetivo de vilipendiar y agraviar al izquierdista, es irónico eso.

Lo otro es que si quiero aclarar que el modismo "desbaratar un balín", no es propiamente queriendo de decir que lleva la contraria, en mi tierra se utiliza el término como exageración para llamarle a alguien en particular a un niño, que es muy dañino o muy travieso.

Oscar A. Gaviria dijo...

Y con el tiempo, varias décadas, el término se convirtió en sinónimo de todo aquel que todavía admira al maloliente, desgreñado y sepultado Che Guevara, que defiende la revolución cubana, que Chávez y Maduro lograron un paraíso con Venezuela así los venecos no tengan con qué limpiarse la cola, que se siente atraído por Piedad Córdoba, que Iván Cepeda es el adalid de la justicia en el Congreso de Colombia y que las FARC es un glorioso movimiento armado que propende por la igualdad de clases así haya cometido los crímenes más horrendos desplazando a más de 5.000.000 de personas en este país del Sagrado Corazón ( en vos NO confío ni por el p....)

Anónimo dijo...

"la estupidez de los mamertos la tiene esclavizado"
sinónimos: bobo

Benjamin Disraeli dijo...

Yo tengo otra definición que está en el Bogotálogo y que también es muy divertida. Les dejo el link para que se diviertan. http://laotramitaddelaverdad.blogspot.com.co/2010/10/mamerto.html#more

Guillermo Eusse dijo...

Mamertos son los que joden por joder,los que nada les gusta.Pero se distinguen por ser vagos,buenos para nada.Quieren todo regalado.Se las dan de intelectuales,de iluminados.Se creen mas inteligente que todo el mundo.Andan por las ciudades con un libro debajo del brazo vagando de parque en parque.Son insoportables

Maria Luz Anzola dijo...

Jajaja que explicación tan larga casi me Mamerto. .....!!!
Gracias de todas maneras. ..!!

Maria Luz Anzola dijo...

Ya les respondí mil gracias!!!

Maria Luz Anzola dijo...

Jajaja que explicación tan larga casi me Mamerto. .....!!!
Gracias de todas maneras. ..!!

Anónimo dijo...

Mamertos.... Somos todos los que nos estamos gozando esta conversación con ideas algunas jocosos, otras brillantes y otras bastante tontas, pero ideas al fin y al cabo

Anónimo dijo...

Este es el Mamerto que conoció Cervantes : http://www.funjdiaz.net/almanaque/ficha.php?id=511

Anónimo dijo...

Es curioso que entre los participantes de la Constitución de Rionegro se encuentra un Mamerto García.

Edwin Andrés Mora Virguez dijo...

Favor

Anónimo dijo...

Idiotas

Lumínico Sidéreo dijo...

¿Qué son los “neo-mamertos” o “pansmamertos”?

En los años setentas se denominaba “mamertos” a los militantes del partido comunista colombiano. Solo les era posible ver el mundo a la luz de la ‘sacrosanta’ óptica de sus ideas Marxistas, las que “iluminaban” su exaltada visión de la realidad... Nada distinto podían aceptar, ver o apreciar más que la reducción del mundo a su quimérica religión ideológica de izquierda. Ello al punto de creer que la doctrina del filósofo de cabecera se apuntalaba en el mismísimo “método científico”... De ese tamaño era su pregón y su obcecación social y cultural. El mamerto era pues sinónimo de obtusidad, fanatismo y abierto sesgo ideológico y social... También se lo caricaturizo asociándoselo al sujeto torpe o “quedado”... De hecho ya había sido popularizado con éxito en un conocido programa de humor radial que databa de los años 60 (Los Chaparrines).

Ahora que se encuentra casi extinto el comunismo ante el estruendoso fracaso de la comuna soviética y de sus satélites totalitarios (solo persiste en las mentes más cerradas, acartonadas, autoritarias y sin mayor perspectiva vital y cultural), los neo-mamertos emergen entonces -desde todas las orillas del espectro político y cultural- como unos distópicos sociales que siguen creando erróneos predicamentos que atentan contra la más fraterna convivencia humana y cultural... Ello al seguir reduciendo la gran complejidad que presenta la realidad, a un vivaz discurso “ideológico-ideal”, tachonado de prosopopeya o de retórica mundana, el que resulta ser harto efectista, aplastante, más fatal para la integridad de la sociedad... Se lo usa para confundir, lucirse, llevar la contraria per se + posar de docto o ilustrado... Así que en el fondo no son más que unos cabales “pansmamertos” que están dando continuidad histórica a la extensa tradición ideologizante de Occidente y de Oriente, en su afán de crear ídolos lingüísticos que les permitan “explicar” el mundo y manipularlo a su entera voluntad y conveniencia, relegando, negado y aun despreciando al propio mundo real natural...

Los mamertos tradicionales –ya en vías de extinción- al menos buscaban reducir el mundo a un específico y utópico sector puntual de la realidad, hecho ideal comuna socialista... Pero los neomamertos o pansmamertos no cejan en su empeño por totalizar el mundo a través de sentencias rimbombantes y/o coloquiales, las que creen ubicar en algún sector de la realidad... Tal mentalidad suele instalarse en personajes que presumen en cómodos salones académicos, culturales y sociales, los que aunque en ocasiones acompañados de las mejores intenciones por aportarle a la comprensión de la realidad, carecen de una sustancial y real ¡cultura científica! que les permita contrastarse, no auto flagelarse con sus enfrentamientos lingüísticos artificiales, así como aterrizar a un universo que es por definición autoconsistente, no-divisorio + silente, vasto y alingüista!!...

A los pansmamertos les interesa más en definitiva crear visiones bizarras de la realidad -no sin un menor fanatismo y sesgo que los del ‘Colombian’s mamert’-, y todo en función de imponerlas para fragmentar y beneficiarse artificiosamente, en medio de la gran baraúnda discursiva que confina a su vicaria e insufrible noción de la verdad... Parten de unos pocos hechos reales, para crear grandes catedrales equívocas e irreales... De allí que el norte especifico de estos singulares especímenes culturales sea entonces: ‘divide y vencerás’... Y ello a costa de seguir afectando con su ruido, el propio desarrollo y bienestar de toda la humanidad.